Transformando los Desechos Orgánicos en Energía

Transformando los Desechos Orgánicos en Energía

El ser humano actualmente desperdicia alrededor de un tercio de toda la comida producida en nuestro planeta. ¿Por qué es esto un problema? Cuando los alimentos se descomponen en los vertederos, emiten metano, un potente gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático.

Los recursos necesarios para cultivar nuestros alimentos y alimentar nuestras economías están teniendo un impacto importante en los recursos energéticos naturales. El aumento de la población y la creciente demanda de energía están agotando estos recursos a un ritmo cada vez mayor.

La creciente escala del desperdicio de alimentos para muchos países tiene implicaciones significativas en la salud pública, la contaminación ambiental y la escasez de vertederos seguros y protegidos lejos de los asentamientos humanos. Una respuesta global para combatir estos y otros problemas crecientes ha hecho que numerosos países se comprometan a reducir las emisiones de gases con efecto invernadero.

Mediante el uso consciente y responsable del desperdicio de alimentos, los hogares, las empresas y los gobiernos pueden hacer uso de lo que ya no se puede usar y convertirlo en una fuente de energía renovable.

La digestión anaeróbica es un proceso mediante el cual los microorganismos descomponen el material biodegradable (como los desechos de alimentos) en ausencia de oxígeno. La energía capturada a través de este proceso en forma de biogás se puede quemar para producir electricidad y calor.

Los beneficios de utilizar el biogás como fuente de energía renovable para ayudarnos a reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles no deben subestimarse. Como fuente de energía no contaminante, convertir los desechos de alimentos en energía significa una mejor calidad del aire, ya que se liberan menos gases tóxicos al aire, y la reducción de vertederos.

Para las empresas, la adopción de prácticas de gestión estándar para el desperdicio de alimentos y el reciclaje pueden significar una reducción de costos. Con una producción autónoma de energía se evita pagar tarifas por el exceso de eliminación de residuos.

El valor de los desechos orgánicos como recurso natural continuará aumentando a medida que se puedan implementar métodos innovadores para la fabricación de combustibles, productos químicos y materiales como plásticos, retornando energía limpia a las redes eléctricas nacionales.

La tecnología de procesos de ALLGAIER se adapta perfectamente a la preparación y el procesamiento de muy diversos tipos de residuos alimenticios.

Las mesas densimétricas GOSAG separan de manera eficiente productos con diferentes densidades específicas. Su diseño robusto lo hace adecuado para operar en condiciones difíciles donde se necesita protección contra el desgaste para garantizar una larga vida útil.

Tanto los residuos de alimentos secos como los húmedos se pueden separar mediante las mesas densimétricas GOSAG, especialmente eficaces cuando se utilizan para separar productos de baja densidad y partículas de tamaño medio.

Para alimentos con una alta densidad y tamaño de grano, hasta 80 mm, la GSort supera los métodos de clasificación establecidos con un aumento en el rendimiento de hasta un 80%.

La mesa densimétrica Gsort reduce los costos de procesamiento y al mismo tiempo es respetuosa con el medio ambiente. La separación en seco de productos mejora la gestión del agua y ayuda significativamente a reducir el consumo de energía por tonelada métrica. Su fácil manejo, operación y versatilidad son un ejemplo de una combinación inteligente de última tecnología e ingeniería tradicional.

ALLGAIER ha lanzado recientemente CDry Food, un secador de contacto calentado indirectamente especialmente diseñado para la industria alimentaria.

Desarrollado para ahorrar espacio y ser eficiente, este innovador sistema de secado cumple con las más estrictas pautas y estándares de higiene de la industria alimentaria para el tratamiento de productos alimenticios y subproductos de desecho.

El CDry Food también permite un control significativo del sabor de los productos finales no destinados a la producción de energía. Capaz de adaptarse a un amplio campo de aplicaciones, las numerosas ventajas del CDry lo convierten en una tecnología líder para cualquier aplicación de proceso en la industria alimentaria.

Para ver más aplicaciones para industrias y productos alimenticios que se pueden procesar para un mundo más limpio y verde visita nuestra página de Sectores.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONTACTA CON NOSOTROS

Envíanos tu solicitud y un especialista se pondrá en contacto contigo.




    ES
    EN ES